domingo, 29 de noviembre de 2015

Monologo

Ayer conversando con una amiga, me iba dando cuenta en cada a frase que decía, reflejaba una historia repetida  en su vida con otros personajes, con otros motivos, que el cruzar las márgenes de un rio caudaloso, suele ser muy dolorosa cuando dejamos o nos dejan en la otra orilla del rio.

El desprenderse de los afectos suele fustigar el alma y enajenarnos en miles de preguntas que se atrapan sin respuestas y cabalgan sin contener las ansias, el desasosiego.

Yo le decía que huir no es la mejor salida, sino enfrentar el dolor mismo, lavarse el rostro mirarse al espejo y preguntarse si realmente la imagen que se refleja no vale inmensamente, para buscar en el brillo de la transparencia que refleja su verdadera razón por la cual luchar.

Mientras trataba de animarla, el eco de mis palabras penetraba mi mente y por instante me di cuenta del inmenso monologo que estaba teniendo.  Y que esas palabras realmente las redireccionaba a mi reflejo en el espejo.


Sueños que como pompas de jabón declinan su ascendente vuelo, para que al reventar las chispas del agua nos torne a la realidad. 

jueves, 26 de noviembre de 2015

Al encuentro de esa mujer

Voy al encuentro de esa mujer, que un día decidió cruzar el horizonte
Dejando atrás su zona de confort, para seguir redescubriendo que solo ella importa realmente
Todo lo demás es complemento, mismo las personas con las que vamos interactuando día a día. Todas representan un algo de valioso que nos transmite, nos complementan.
Voy al encuentro de esa mujer que un día sintió la libertad en manos del viento, en una caída libre sin más que ella misma para reinventar su esencia.
Busco esa mujer que largo las amarras y dejo atrás lo que por instante detuvo su andar. Hoy me pregunto qué freno mi recorrido. Que sepulto una vez más la libertad. Que castro el placer de soñar.
No creo que haya sido el miedo, el temor al fracaso esta fuera de cuestión. Si de relaciones hablo no siento que hayan fracasado, apenas vivieron el tiempo que deberían de perdurar.
No creo que la ecuación de muchos años de vivencia juntos, sea sinónimo de verdadero amor, o de felicidad plena. Que ello represente estabilidad, seguro que sí, que es hermoso también lo creo. Pero no por no haberlo logrado yo, signifique que falle.


miércoles, 25 de noviembre de 2015


Se dice que el tiempo nos borra las memorias, que logran amnesias al sufrimiento.
Pues entonces no soy humana realmente, pues el tiempo solo me ha hecho dejar a tras lo sucedido,
pero olvidar no lo ha conseguido,   He aprendido a vivir con ello.
He aprendido que no puedo seguir buscando lo que ya hay que buscar, ni luchar por lo que no merece batalla.
He estado escribiendo nuevas paginas de mi historia, acumulado experiencias, conociendo personas, Sonriendo con amigos nuevos de camino a casa, Siendo hombro y teniendo apoyo en cada momento donde nos sentimos mas vulnerables.
Pero quien espere que sea el tiempo que sane heridas,  y no lucha día a día por buscar una nueva razón de vivir, Por encontrar  algo por lo  que valga la pena luchar, aunque la única razón de ser sea tú misma, sera siempre la verdadera razón por la cual vencer la muralla.

jueves, 11 de junio de 2015

Pensamientos y sentimientos descaderados


Cuando se nos mueren los sueños, los días pasan en un constante frenesí.  No hace mucho vivía como cualquier Madre repleta de cosas que hacer y sin tiempo para completarlas, existía una fuerza mágica que nos forjaba pujanza, haciendo de nosotras las mejores artificies del tiempo. No hace mucho era como cualquier mujer enamorada, que hacía a un lado sus apetencias, para ser hacedora de oportunidades y de sueños.
Es una gran ruleta, esto del vivir. Un día te crees intocable y al instante eres  tan vulnerable como cualquier otro ser. Iracunda realidad que nos consume en la soledad y si un día nadie te pregunto por tu sentir, hoy apenas no sientes nada que puedas contar.
La vida nos entreteje día a día un nuevo mausoleo y si nada hubiese cercenado mis sueños, igualmente esa fuerza con el tiempo dejaría de ser intensa, para remontarse apenas a vivir cada día. Y estar siempre dispuesto a recibir con plenitud lo que te dan. Como yo muchas otras que vemos desde la otra vereda otras historias que como bumerán se repiten.
Siento nostalgia de ese tiempo, hoy miro y procuro, pero ya todo ha mudado y soy sin querer una extraña en la vida de cada personaje de quien mucho debería saber y que ni siquiera puedo definirlas.
El tiempo pasa y de pronto nos dicen que la madures llega, los ciclos se cierran, que el amanecer es un comienzo cada día. Que podemos diversificar nuestro exceso de tiempo, para no correr en el aburrimiento, talvez una mascota, un paseo. Pero nada de ello proporciona la energía que otrora nos hacia las Súper Mujeres.
No quiero mirar, asumir y augurar mi futuro, creo que nada alentador viene al entrar en ese ciclo de vida, prefiero ir descubriéndolo cada día. Como admiración conozco otras que recorren el mundo dejando huellas en cada paso que dan, brinda lo mejor de si, cultivan sueños dentro de la poesía. Mas mismo ellas al igual que yo se sientan al final del día contemplando la inmensidad del espacio donde vivimos. Otras buscan en la algarabía, en los viajes, en el deporte, en eventos de caridad, en ir de tienda y compras la ruptura de la cotidianidad, pero al apagarse las luces igual que yo miran a su entorno la inmensidad del espacio. Que hay que aceptar que la vida es así, no iré contra ello, no seré una frustada por ello. Otras despende horas en el mundo glamoroso del dinero del Jet set, pero mismas ellas al igual que yo y que tú luego de desmaquillarse, también muestras señales del paso del tiempo.

Mujer alguna podrá decir que tiene la fórmula para huir al tiempo que busca una sola dirección. Hoy recuerdo a mi Madre no como la mujer, pero si como un sentimiento que me eriza la piel y me abre un inmenso hueco en la boca del estómago. Recuerdo su imagen, su aroma muy peculiar, el brillo de su mirada, y el tono de su voz. Y que me hace mirar el cielo o el horizonte y desear verla otra vez. 

domingo, 18 de septiembre de 2011

lunes, 2 de mayo de 2011

Murmullos en el Ocaso

◦En la vida hay momentos en que extrañas mucho a una persona, y quisieras hacerla salir de tus Sueños para estrecharla fuertemente en tus brazos.

◦Cuando una puerta se cierra, siempre hay otra que se abre pero seguimos mirando la puerta cerrada sin dar importancia a la que se acaba de abrir.

◦Busca a alguien que te comunique la sonrisa pues basta una sola de ellas para que el más triste día se transforme en otro mejor. Busca a alguien que haga sonreir a tu corazón.

◦Porque la vida es única y solo existe una posibilidad para hacer las cosas que queremos hacer. Los afortunados no tienen necesariamente
lo mejor de lo mejor. Simplemente escogen lo mejor de lo que encuentran en su camino.

◦El más hermoso futuro siempre dependerá de la necesidad de olvidar el pasado. Nunca podrás avanzar en la vida hasta que hayas superado los errores del pasado y todo lo que lastima tu corazón.

◦Cuando lloras como un niño todo tu entorno sonríe. Vive la vida plenamente, ve hasta el fin de las cosas siempre con alegría a pesar de las lágrimas de los otros.

- Sueña lo que deseas soñar.
- Vé a donde deseas ir.
- Intenta ser lo que deseas ser

Vivir abrazados al temor...

Muchas veces caminamos, por veredas que nos asustan, y por ello cerramos los ojos a lo que realmente nos envuelve.
El miedo y el temor ante lo desconocido es algo entendible, pero abrazar la turbación, no nos permite caminar hacia destino alguno.
Creo que nos cercenamos a la posibilidad de traspasar las puertas que se nos abren a un nuevo vivir.
Porque alguien un día me haya insultado, no representa que al salir a la calle, todos me han de insultar, así que no debo bajar mi mirada evitando mirar a las personas que se cruzan en mi camino. Si un amigo o pareja me traiciono implícitamente no todos harán lo mismo.

Vivir siempre asumiendo lo peor nos hace que permanezcamos en un callejón sin salida, pues nos cegamos a la luz que el día pone en medio de la oscuridad de la noche.
Conozco en la piel las secuelas de esos temores y se lo que duele vivir gritando a los 4 vientos que no soy parte de un nefasto pasado, que soy un presente. Como flores nuevas de primavera a las que el jardinero corta apenas al brotar, pues cree que nuevamente es mala hierba.
El Universo juega con una balanza, mantiene el equilibrio perfecto. Existe un blanco y un negro, la luz y la oscuridad, lo bueno y lo malo. Quienes como Tú son transparentes y los que apenas se esconde por miedo a ser descubiertos.
Pero lo que podemos jamás es acreditar que todo lo malo nos envuelve, como todo lo que nos envuelve es bueno.

viernes, 25 de marzo de 2011

Flamas del fuego que arde sin destruir

Dicen que las palabras son murmullos del alma, y las frases los pensamientos silenciados, el silencio, ese silencio que se tiende como cortina entre mi espacio y el sol negándome la posibilidad de sentir las caricias de sus rayos.
Así es como el silencio yergue un muro entre dos personas que prefieren silenciar a enfrentar sus miedos, rabias, temores.
Cuando proyecte mi vida a dos, no pretendía más que caminar mano a mano con alguien, jamás creí tener las respuestas a sus dudas, miedos, y menos aún tener el antídoto a sus males. Igual el no tenia las respuestas a mis ansiedades, apenas pretendía que juntos partiendo de un instante común camináramos lado a lado.
Escribir una historia en común, una historia que cualquiera pudiera en algún instante tomar sus hojas en blanco y continuar esa hermosa historia que un día acometimos. Sin necesidad de releer sus líneas, pues siempre sabríamos desde que punto continuar.
Es difícil cuando llevamos a cuesta el pasado que negamos olvidar, dejarlos anclados en el espacio de tiempo que realmente tuvieron.
He aprendido desde pequeña que cada acción de nuestras vidas tiene una respuesta inmediata, ella puede ser buena o mala, depende que hayamos hecho.
Recuerdo las tardes que recorríamos descubriendo espacios nuevos, redescubriendo nuevamente sus fragancias, sus colores, sus aromas, mano a mano, alimentar una vida restricta con la seducción de la adolescencia, una manta sobre la yerba una merienda, una comida bajo las copas de árboles. Acciones que como el tiempo quedaron en un pasado. Silencio que yergue el gran muro de un mundo en paralelo, donde las miradas, los sueños se distancian de su eje principal, y donde la mente comienza a procurar las razones, razones que para el corazón, el afecto y el amor no son siempre justificadas. Silencio que nos enseña mas que a oír, a escuchar las notas del aire que descubren que vivir es un gran reto. Y muestran sin preguntar el verdadero valor que tienen los ínfimos detalles, pero que día a día alimentan las flamas del fuego que arde sin destruir.

sábado, 12 de marzo de 2011

Por quienes hoy.....

......hoy precisan de saber que no están solos.
Que muchos abrazamos vuestro dolor
con la esperanza de que sea menos duro vuestro caminar
entre muerte, destrucción.
Una Luz que nos hermana, un dolor que nos acerca
un murmullo universal.
Por ustedes enciendo una flama y elevo una oración.


Recados

lunes, 27 de diciembre de 2010

Sanando Heridas

Cuando nos sentimos heridos emocionalmente, pueden surgir memorias que la mayoría de nosotros quiere arrojar al sótano del inconsciente.

Pensamos que el tiempo se encargará de curarlas, pero ellas continúan volviendo.

He aquí un método mucho más efectivo para curarlas...

"Si te estás sintiendo desgraciado, deja que esto sea una meditación.

Siéntate en silencio, cierra las puertas.

Primero, siente la desgracia con tanta intensidad como sea posible.

Siente el dolor.

Alguien te ha insultado ?

Ahora, la mejor manera de esquivar el dolor consiste en ir e insultarle, a fin de poder estar ocupado con esa persona.

Eso no es meditación.

Si alguien te ha insultado, agradécele porque te ha dado la oportunidad de sentir una herida profunda.

Esa persona ha abierto una herida.

La herida puede haber sido creada por muchos, muchos insultos que has padecido en toda tu vida; puede que esa persona no sea la causa de todo el sufrimiento, pero ha disparado un proceso.

Simplemente cierra tu habitación, siéntate en silencio, sin enojo por la persona, pero con total atención al sentimiento que está surgiendo en ti: el sentimiento de dolor porque has sido rechazado, porque se te ha insultado.

Y, entonces te quedarás sorprendido pues no sólo esa persona está ahí: todos los hombres y todas las mujeres y toda la gente que alguna vez te ha insultado empezarán a pasar por tu memoria.

Empezarás no solo a recordarlos, empezarás a revivirlos.

Entrarás en una especie de primal.

Siente el dolor, siente la pena, no la esquives.

Por eso es que, en muchas terapias se le pide al paciente que no tome droga alguna antes de que empiece la terapia, por la razón simple de que las drogas son una forma de escapar de tu miseria interior.

No te permiten ver las heridas, las reprimen.

No te dejan penetrar en tu sufrimiento y, a menos que penetres en tu sufrimiento, no puedes ser liberado de su aprisionamiento.

Es perfectamente científico dejar todas las drogas antes de entrar en la terapia, si es posible incluso drogas como el café, el té, el cigarrillo, porque son todas formas de escapar.

Has observado?

Cuando te sientes nervioso inmediatamente empiezas a fumar.

Es una forma de evitar el nerviosismo; te entretienes fumando.

En realidad es una regresión.

El cigarrillo te hace sentir otra vez como un niño – despreocupado, irresponsable- porque el cigarrillo no es más que un seno simbólico.

El humo caliente te lleva simplemente otra vez a los días en que te alimentabas del pecho materno y la leche tibia iba penetrando.

El pezón se ha convertido en un cigarrillo.

El cigarrillo es un pezón simbólico.

Por medio de la regresión esquivas las responsabilidades y las penas de ser adulto.

Y eso es lo que sucede con muchas, muchas drogas.

El hombre moderno está drogado como nunca antes, porqué está viviendo en un gran sufrimiento.

Sin las drogas sería imposible vivir con tanto sufrimiento.

Esas drogas crean una barrera; te mantienen drogado, no te permiten la sensibilidad suficiente para reconocer tu pena.

La primera cosa a hacer es cerrar las puertas y detener toda clase de ocupación: mirar la tele, escuchar la radio, leer un libro.

Detén todas las ocupaciones, porqué eso también es una droga sutil.

Permanece simplemente en silencio, completamente solo.

Ni siquiera ores, porque eso nuevamente es una droga, empiezas a entretenerte, empiezas a hablar con tu Dios, te escapas de ti mismo.

Atisha lo dice: simplemente sé tú mismo.

No importa el dolor, no importa el sufrimiento producido.

Ante todo experiméntalo en su total intensidad.

Será difícil, tendrás que entregar el corazón.

Puede que empieces a llorar como un niño, puede que te revuelques por el suelo por la profundidad de la pena, tu cuerpo puede tener contorsiones.

Puede que te des cuenta súbitamente de que la pena no sólo está en el corazón, sino en todo el cuerpo, de que duele por todas partes, de que es penoso por todas partes, de que todo tu cuerpo no es otra cosa que dolor.

Si lo puedes experimentar- esto es de tremenda importancia - entonces empieza a absorberlo.

No lo deseches.

Es una energía tan valiosa, no la deseches.

Absórbela, bébetela, acéptala, dale la bienvenida, siéntete agradecido.

Y, puedes decirte: "Esta vez no voy a esquivarlo, esta vez no voy a rechazarlo, esta vez no voy a desecharlo, esta vez me lo beberé y lo recibiré como a un huésped. Esta vez lo voy a digerir".

Puede que te lleve unos pocos días el ser capaz de digerirlo, pero el día que esto suceda habrás dado con una puerta que te llevará realmente muy, muy lejos.

Una nueva jornada ha empezado en tu vida, te estás desplazando hacia una nueva clase de ser, porqué inmediatamente, en el momento en que aceptas la pena sin ningún rechazo, su energía y su cualidad cambian.

Deja de ser una pena.

En realidad uno se queda sorprendido, no lo puede creer, es algo tan increíble.

Uno no puede creer que el sufrimiento pueda ser transformado en éxtasis, que la pena se puede convertir en gozo.

Cuando una cosa cualquiera es total, se transforma en su opuesto.

Éste es un gran secreto que debe recordarse.

Cuando algo es total se cambia a su opuesto, porque no hay forma de seguir adelante; se ha llegado al final.

Observa un viejo reloj de péndulo.

Lo hace una y otra vez: el péndulo va hacia la izquierda, a la extrema izquierda, y luego hay un punto que no puede traspasar; entonces empieza a moverse hacia la derecha.

Los opuestos son complementarios.

Si puedes sufrir tu sufrimiento en su totalidad, con gran intensidad, te quedarás sorprendido...

No serás capaz de creértelo cuando sucede la primera vez, que tu propio sufrimiento absorbido voluntariamente, con aceptación, se convierta en una gran bendición.

La misma energía que se convierte en odio, se convierte en placer; la misma energía que se convierte en sufrimiento, se convierte en bendición".

Osho ( Libro de la Sabiduría)